1 de noviembre de 2011

Cuando haces que regrese el talibán...(1-2)

Ayer venía el Granada a Nervión como colista de la categoría, otro más, y no por ello el partido iba a ser fácil (y más cuando sabemos como se las gastan estos equipos).

Nos las prometíamos muy felices con el gol de Manu nada más sacar de centro y sin haberse cumplido un minuto de juego, pero, ciertamente, a raiz de ese gol, el pistón fue bajando en los primeros cuarenta y cinco minutos, llegando incluso a aburrir a la grada, y digo lo de aburrir porque, ciertamente, cuando el equipo tenía que haber ido a matar el partido antes que nada, entregó de cierto modo el balón al rival, y, cuando el equipo de Marcelino tenía de nuevo la posesión del cuero, en un punto que el preparador aún no ha sabido corregir, se produce una pérdida de balos constantes.


Eso de lo que venimos hablando ocurrió en la segunda parte, donde, tras la salida de Kanouté por molestias, la balanza para dilucidar quién sería el mejor del partido en Sevillista se decantaba en favor de Gary Medel, futbolista que no pudo evitar que los errores se siguieran sucediendo.

En la segunda mitad el equipo nervionense jugo bastante bien pero, ¿Nos damos cuenta ahora de para qué servirá jugar bien si no sabes rematar bien los partidos?. Muchas ocasiones, casi todas ellas culminadas con paradas del portero del Granada o rechazadas por la defensa de los de Fabri, que intentaban irse algo más arriba para buscar el empate, algo que pudieron lograr quizás antes de lo que ellos mismos se pensaban. Pero, lo que preocupa es que, el equipo, cuando intente salir a la contra, siga cayendo en la pérdida de balones, que a su vez fue lo que propició en dos ocasiones que el Granada le diera la vuelta al partido. 

Ya, con un Luis Alberto que lo intentó, aunque desde mi punto de vista y una vez más salió al campo muy tarde, y a pesar de que el equipo no bajó del todo los brazos salvo Medel, que ya estaba fundido por ser el que más se partió la cara (también mencionar a Cáceres y a Navas, aunque tuvieron deslices durante algunas fases del encuentro), nada se pudo hacer, se acabó ese Sevilla invicto, pero seguimos arriba, algún día tenía que pasar esto, por eso también mi titular...

Porque cuando haces que regrese el talibán (sin haberle leído aún, pero sabiendo que ha vuelto), algo va mal e intenta calmar las cosas a su manera, tanto en el equipo, como en la grada. Lo del equipo ya lo hemos comentado, pero la grada, según me cuentan por algunos sectores, era lamentable, y es que, como dijo ya alguno por su blog, cada uno debemos tener a "los del asiento de atrás" tan especiales ellos en cada caso. Pero bueno, como bien sabeis, esto es el Sevilla, "esto es Sevilla y aquí hay que mamar", aún así, que nadie piense que a mi no me duele esta derrota, que me duele como al que más, pero también me duelen otras cosas, me duele el Sevilla (que intente yo abroncarle porque esté mosqueado pero no me salga, que le piten...), sí, y a quien no le guste que no mire, que no lea, pero es que, ya digo, algo pasa, porque...

Cuando haces que regrese el talibán...

5 comentarios:

taxistasevillista.blogspot.com dijo...

amigo Manu a mi tampoco me gusta abroncarles,pero comprenderas que la cosa tiene un responsable ó quizas mas de uno y a nosotros "nos duele" en todos los aspectos ellos son profesinales y despues de aqui gloria ,pero nosotros nos quedamos con la cara partia siendo el hazme reie de ya "sabemos "quienes gracias ,saludos y sevillismo

Talibán Sevillista dijo...

Muchas gracias Manu. Escribir en las victorias es fácil, ahora era un buen momento para estar con los míos.
Sobre el partido que decir. Volvemos a tirar un marcador favorable.
Tiempo hay para reaccionar.
Un abrazo

DragosSur dijo...

Estos partidos son los que no me gustan para nada, estaba con mi hija, mi sobrina y un amigo de ellas y parecía un vidente, no es normal pero siempre nos pasa lo mismo ¿por qué no jugamos con la misma intensidad? No se le tiene ningún respeto al rival, sobre todo a los de abajo, son equipos que tienen poco que perder y mucho que ganar y aunque lo de ayer no les valga de mucho, ganarle al Sevilla es una inyección de moral muy importante.

¿Vas a Islantilla? Yo sí o sí.

Un abrazo padrino.

Flamenco Rojo dijo...

Me he apostado con mis hijos un almuerzo que el sábado ganamos al Mallorca...estoy convencido de ello, lo que no sé es como lo haremos.

Un abrazo.

Mayte Carrera dijo...

Flamenco ojalá tengas que pagar esa comida y muchas mas,
Un abrazo