7 de marzo de 2012

José Gómez Campaña y las etiquetas

Tras ser uno de los canteranos de los que más y mejor se ha hablado en los últimos tiempos, gracias, entre otras cosas, a su único título como profesional cosechado con las categorías inferirores de la selección española (concretamente con la sub 17), tras conseguir su ficha con el primer equipo, la afición más se ilusionaba, pero, quizás, el no conocer cómo funciona en los entrenamientos y tras los toques de atención que ha recibido del club, han hecho que en casa de más de un aficionado (incluído en la mía), se enciendan las alarmas en cuanto a la figura del canterano.

Digo bien eso de, incluída en la mía, porque, yo, como todo el que pudo presenciarlo, observé una de las entrevistas más difíciles, contra todo pronóstico, de las que ha realizado hasta el momento Roberto Arrocha en su programa "A balón parado". Contra todo pronóstico porque me vi sorprendido por las formas del chaval.


Un chaval siempre alegre, pero, que a mediados de la entrevista dio en el clavo del por qué estaba así, y no es por otra cosa que por no estar acostumbrado o no hacerle mucha gracia el tema de las cámaras (algo apreciable debido a sus gestos, pero tampoco nada preocupante).

Metiéndonos de lleno en uno de los asuntos de la entrevista, pero sin salirnos del tema personal, decía José Campaña lo siguiente:

"Quiero evitar que me pongan la etiqueta de juerguista"

Etiquetas, etiquetas...hablemos de etiquetas.

Para empezar con esto de las etiquetas, no debemos olvidar la edad (18 años), ni tampoco que, desde el mismo club desde donde ahora se le lanzan dardos motivantes de cara al futuro (yo no lo veo de otro modo que no sea ese), se decidió que pasara, al primer equipo sin pasar siquiera por la categoría donde quizás le correspondería estar ahora, juveniles.

Si hablamos de mediocentros, y siguiendo con las etiquetas, recuerdo a cierto mediocentro tan "querido" aquí en Nervión, y que ahora anda por el barrio catalán de Cornellá, al que sí le gustaban las etiquetas de ciertas marcas que ahora no vienen al caso reproducir, pero, ese futbolista, a pesar de que en la mayoría de las ocasiones que vestía nuestra camiseta ha callado muchas bocas, creo que llegaba más de una vez "perjudicado" a los entrenamientos (cosa que, de momento, no he vuelto a observar ni a escuchar nada de eso, ni de José ni de nadie). Tambien, hablando de etiquetas puestas, recuerdo el nombre de Jesús Navas, ese que ante los medios no sabía más que decir "ez lo mázimo", y se ha respondido a sí mismo y a los que poco confiaban en él rindiendo a un gran nivel (aunque creo que aún no ha llegado a lo que el quiere transmitir con eso de máximo...).

Por todo ello y, ya digo que a mi también me soprendió un poco la entrevista esperando a un chaval más alegre y seguro, pienso que la etiqueta más grande se lleva en la espalda y sobre todo en el pecho cuando un futbolista se enfunda la camiseta.

Imagen: Roberto Arrocha ( @RarrochaR)


Así es, es la etiqueta de la camiseta la que debe importarle al futbolista. Es el escudo el que le debe hacer reflexionar y decir, aquí estoy yo y para esto me llamaron.

Estamos ante otro tema difícil, pienso, y me direis, porque si no ha sido titular ya, con un dubitativo Rakitic en compañía del incombustible Medel (ahora sancionado), no sabremos cuando lo será. Pero eso creo que no sea cuestión de indecencia ni nada de eso, simplemente, que, como dicen, "cada maestrillo tiene su librillo" y cada entrenador sabrá lo que debe hacer. Marcelino no lo sabía, puede ser cierto, pero, con el toque de atención que le ha dado el nuevo míster, Michel, creo que el propio jugador y la afición debemos estar tranquilos, porque Campaña va a jugar, pero, ya digo, que no salten las alarmas, porque todos hemos pasado, o estamos pasando, por la etapa de la juventud en nuestra vida, donde se encuentra el futbolista ahora.

Partamos de la base de que Campaña aún no ha matado a nadie, de que es un gran futbolista por lo que lo hemos podido ver trabajar luchando día a día en la cantera, soñando cada día con este momento, porque, amigos, estareis también de acuerdo conmigo de que a pocos le llega la oportunidad de estar con el primer equipo a los 18 y que eso requiere tiempo, porque su carrera, prácticamente, no ha hecho más que comenzar.

Por todo ello, creo que las únicas etiquetas válidas son las que el jugador desgaste en los entrenamientos y en cada partido que, poco a poco, pueda disputar. La única etiqueta machacable, en el bien sentido de lo puramente deportivo, es la de la marca que da a conocer a este tipo de futbolistas, una marca que no tiene otro nombre que el de Sevilla Fútbol Club.

6 comentarios:

Marcu dijo...

Me gusta tu post Manu. Me ha encantado. Tus maneras y tus formas de salir en defensa de un canterano que últimamente está a los pies de los caballos y no sé ni por qué ni por quién.
Enhorabuena y mucha suerte y trabajo para Campaña que la va a necesitar.
Un cordial saludo

Ravesen dijo...

A mí también me ha gustado mucho el post. Cuando yo tenía 18 años..., en fin, supongo que jamás habría llegado a ser futbolista. Creo que lo mejor que le ha podido pasar es que le hayan molestado con los comentarios. Más que nada porque ahora se pondrá las pilas, aunque sea para demostrar que no es verdad lo que dicen de él.

Cada maestrillo tiene su librillo, como dices, y a veces hay que pulsar varias teclas hasta dar con la que toca la fibra sensible del futbolista. La que le hace centrarse, esforzarse, darlo todo y concentrarse en lo que más le interesa. A él y al equipo.

¿Y si ese toque de atención hace que Campaña no se tuerza y se convierta en el jugador que promete ser?

Ojalá sea así.

Un saludo.

Juan Angel de Tena dijo...

Rumores, rumores, rumoress...

A mi me cuesta creer que este chaval sea eso que algunos se empeñan e etiquetar..

Bien haria el chaval y todo su entorno en centrarse solo y exclusivamente en el futbol. Maxima discrecion y maximo sentido de la responsabilidad.

La juventud de Campaña es un arma de doble filo. Su calidad debe preservarla por encima de cualquier cosa si de veras quiere en el futuro ser ese gran jugador que hoy apunta.

La clave es la confianza, la reciproca confianza del jugador con el club y del club con el jugador.

Un poquito de tranquilidad por parte de todos y que al chaval no le desborde este asunto mas de lo que anoche mismo parecia...

Enhorabuena por el post Manu.

PD: Estoy con el asunto, no se me ha olvidado :-)....
Un fuerte abrazo amigo.

Alexis Correa dijo...

Como a mí no me cabe la menor duda que en este asunto hay muchas "habladurías", pues me quedo, que es de largo el mejor medio centro que tenemos, por tanto, me parece de todo punto INDECENTE que se está el campo con la "casaca" titular cada partido.
Otra cosa quiero decir, y no creo que sea culpa de Arrocha, pero por Dios, que mal asesorado está el chaval. Se tenía que haber preparado la entrevisto mejor y por supuesto no presentarse ante las camaras con esa camiseta "chillona" que a todos nos llamó la atención. Un abrazo.

Jose Luis de la Rosa dijo...

No hay duda que su forma de actuar nos llamo la atención.
Si, parecía que estaba en otro sitio, se puso a limpiar la mesa, evitaba mirar de frente al entrevistador.
También se puso una camiseta verde.
Pero ¿Qué importancia tiene eso?
Que mas me da que Juande sea un triste, cuando su equipo juega como los ángeles.
O como bien dices, a quien le importa que a Navas se le escuche dos palabras en dos años, si juega como lo hace.
No sé si las críticas recibidas por su comportamiento fuera de los terrenos de juego son justas. Porque no sé si son ciertas las acusaciones. Pero que lo critiquen critiquen por la bisoñez que demostró en la entrevista es ya de Traca.
Ya no se más que le puede pasar al chaval.
Un Saludo

Isbilya dijo...

Por favor no juzgueis a José por su forma de expresarse,por su actitud ante una cámara o un micrófono. Lo conozco desde que era un niño, su pasión es el fútbol y lo sabe hacer muy bien, nunca fue de palabras ni de expresar lo que piensa o siente. Él lo da todo con un balón en los pies porque es lo que realmente le gusta y lo que a día de hoy ha decidido que sea su vida.
Un saludo