28 de marzo de 2012

Pasional, que no poeta

Vivo sin vivir en mi.
vivo entre rosas y espinas
vivo por ti y por mi,
por Santa Marta, Triana y el Sevilla,
por su ciudad, la del Guadalquivir.

Ya no será por el de las teles,
tampoco por el del tiempo,
resulto pesado, perdónenme ustedes,
pero si no lo digo reviento
y no cuento lo que duele.

No me llamen poeta, porque yo pa esto no valgo,
simplemente serán estas fechas, que siempre me dicen algo.


No me llamen poeta después de leer estos versos desmedidos que salen en un momento, llámenme pasional, pasional de naturaleza, por propio convencimiento.

Recuerdo una fatídica tarde, hace dos años, cuando, después de varios intentos, salía por primera vez detrás del paso. Digo fatídica porque cuando caminábamos hacia San Andrés por la Avenida, lucía un sol espléndido a eso de las cuatro de la tarde, y allí íbamos, a contemplar la rosa que todos los años envía Iñaki Gabilondo, allí íbamos para hacer la penitencia junto a nuestras imágenes.

Allí íbamos, pero con dudas, las cuales se debían a la negativa de hermandades a sacar a sus imágenes por el riesgo de lluvia. Santa Marta tenía espacio, los tambores de Redención sonaban mientras San Andrés se formaba para su salida como todos los años, pero a la vez decidía, y la marcha que sonaba desde fuera, rompía su encanto con las lágrimas de dentro al escuchar el "no salimos".

Acólitos que tenemos la suerte de prepararnos más en el interior de la Iglesia y esperar a que el resto del cortejo se forme, tuvimos la mala suerte de recibir la noticia de los últimos, o por lo menos fue mi caso, que vivía con ilusión al escuchar los redobles de fuera.

Espina clavada; No salimos, a esperar otro año aunque cueste trabajo olvidar la imagen de uno sólo en el altar mayor llorando desconsoladamente.

"Venga, Manuel, que el año que viene será...".

Y así fue; El año pasado fue mi hermandad una de las pocas que pudo disfrutar de su Estación de Penitencia debido a la enemiga de siempre, la lluvia.

La lluvia, la lluvia...

Tras un nuevo año esperando, llueve sobre mojado, y es que da por mirar el tiempo y te recuerda al pasado, porque lo mires por donde lo mires, y a pesar de que pueda cambiar el viento, todo parece que vuelve a ser malo.

Es malo, porque mañana, como cada jueves de Pasión, tiene el Cristo de la Caridad su traslado, y uno piensa que es de los pocos momentos que va a poder disfrutar junto a sus imágenes, junto a sus fieles y hermanos (voy a tener que volver a recurrir a eso de que pensar despeina, pero es que no puedo dejar de pensar en la semana grande).

He contado hace un momento esa espina del primer año, que se solucionó con poder salir al siguiente, como digo, pero, este año, además de vivir en el recuerdo, hay otra cosa más.

En los versos que improvisé en un principio, mencionaba a nuestro equipo, y que ya no importaban ni las teles, ni los del tiempo...todo tiene relación.

Nuestro equipo juega el lunes, así que, obviamente, si las condiciones meteorológicas que están saliendo por un lado y por otro varía, este que escribe estará sí o sí de Penitencia con su hermandad, como estaba estipulado desde antes de conocer el día de partido, pero, aquí viene mi pregunta y el tema por el que dije que me costaría trabajo escribir este post:

¿Y si llueve...?.

Ya comenté que no quería pensar en eso, pero, es difícil teniendo aquel lunes en el recuerdo, al igual que difícil sería, después de que te puedan decir a las seis de la tarde que no sales, ir con ganas al partido, cosa de espinas que duelen cuando te las clavan, ya saben...

Pero también sería una espina, en el caso de que ninguna de las hermandades restantes saliese, dejar sólo a mi equipo.

¿Qué hago, Dios mío, qué hago?, a lo que me responde una voz interior susurrando...

Mejor esperar al lunes,
disfrutar de tu traslado,
del domingo si no llueve,
del pregón en la Pepe Castro,  
que ya vendrán esos por los que vives,
como dijiste empezando,
a levantarte los ánimos
enseñándote de nuevo
esos que te quieren tanto
el color de esa rosa,
la que adorna vuestro paso.
Incluso el Cristo de la Caridad
tiraría de ti hacia el estadio
en caso de no salir,
porque no quiere verte llorando.


Pasional, que no poeta.

5 comentarios:

Cayetano Navarro dijo...

Solo me queda aplaudirte. Magistral post, una vez más.

Y verás como este Lunes Santo la lluvia no nos impedirá realizar estación de penitencia con nuestros respectivos titulares sagrados.

Jamás pensé que diría esto, pero ojalá el Lunes, ni tu, ni yo podamos ir al RSP. Sería buena señal, ¿no?

Un abrazo, amigo

Santiago Mora dijo...

Muy bueno (aunque un poco ... m_ _ _)
A ver si tienes suerte el lunes....

Mayte Carrera dijo...

Que tengas suerte el lunes, Manu, Ojalá salga tu paso, yo estaré animando por ti en nuestra Bombonera.
Un beso

Talibán Sevillista dijo...

Verás como sale. También te digo que vayáis rapidito que después viene la grande de Triana rompiendo por Campana
coño, me ha salido un pareado, será el ambiente mo....délico que se respira en el blog.
Un abrazo

Puerta 15 dijo...

Manu, nos vemos el Lunes Santo, y no en la Cruz Blanca ni en nuestro estadio, nos vemos en San Andrés, y espero que podamos salir acompañando a nuestras Imágenes.

Un abrazo