13 de junio de 2012

La respuesta está en la historia


Hace pocos días se conocía la noticia por el propio afectado, y es que, Jesús Alvarado, principal cabeza visible en el proyecto de la radio oficial del club, tiene que dejar este medio, pero no por decisión propia, ya lo cuenta él mucho mejor que yo pudiera hacerlo ahora.

Debo decir que no es una decisión que no me coja muy de sorpresa, pero que si duele. Duele, y mucho.

Digo que no me pilla muy de sorpresa porque, aunque fuera por otros motivos bien distintos a los que cuenta el propio Alvarado en su blog, yo, por circunstancias, no podía escuchar su programa últimamente, pero sabía que no estaba yendo mucho por temas de trabajo, y pensé en un principio que era por esa labor reconocida hoy como mejor programa de entretenimiento de la RTVA por la Academia de Televisión, pero no, me equivoqué, y tampoco quiero meterme mucho en el tema, pero, sí es cierto que, como el nombre del programa indica, y sin meterme en otros dichos populares como eso de que "el tiempo pone a cada uno en su sitio", tal y cual, prefiero quedarme con que la respuesta estuvo, está y estará en la historia de las ondas blanquirrojas.

Una historia que jamás nadie imaginó contar, y menos el propio Alvarado, al que recuerdo desde aquel "llevo un pin", hasta el último gol, precisamente, del jugador más grande de nuestra historia, Frederick Kanouté, pasando por los goles de los derbis (ese del "nikonnueve" o ese "te quiero Renato"), por el "tuviste que venir de Couritiva para llevarnos a octavos de la UEFA" contra el Panathinaikos, la apertura de la Puerta de la gloria con el zurdazo de nuestro eterno 16 "Puertagol", o narraciones ya inimaginables, como la de "el marescagol" con ese otro de "lo paró Andrés Palop" o ese "humillamos al Madrid, lo humillamos" del partido de vuelta de la supercopa y cientos y cientos de goles.

Una historia que ha hecho que yo tenga que decir que se va, para mi, uno de los mejores narradores que he tenido oportunidad de escuchar, comparables a otros como el mismísimo Manolo Lama o Alfredo Martínez, de onda cero. Para mi era más que esos dos, y siempre lo será, aunque ya no nos deleite con sus goles.

Esa misma historia hizo que en un Sevilla-Mallorca de hace muchos años, cuando no iba todavía de previas y estaba en Preferencia sentado, y tras recibir el viernes antes, cuando todavía existía la versión de toda la vida del "Sevillistas por el mundo", una llamada del propio Alvarado, ante mi cara de sorpresa, diciendo que le habían comentado que yo quería conocerle, hiciera que en ese partido tuviese que subir hasta casi la cubierta del estadio para cumplir con aquella espinita que por aquel entonces tenía clavada. Fueron tres minutos de poco, porque el directo mandaba, pero, esa misma historia luego hizo que el que les escribe pudiera ir a su programa de radio, y que incluso a la vuelta fuera él quien me llevara a casa en su coche (esto, junto a Penella y Santi Mora cuando he ido al programa de La Red Blanca y Roja, sólo lo han hecho dos grandes, Arrocha y el propio Jesús, fíjaros que lujazo, por lo menos para mi, compartir un rato con gente así).

Pues bien, además de contar todo esto, y a pesar de que haya habido ocasiones en las que no he estado de acuerdo con Jesús, pero sí en otras muchas en las que incluso me ha aconsejado, doliéndome como al que más no volverlo a escuchar en nuestra radio, he de decir que la respuesta sigue estando en la historia, en la historia de los blogs, ya que, como le decía a más de uno por como trataba el despido de Alvarado por las redes sociales, Jesús no se ha muerto, y ese rincón que tiene en su twitter, más ese otro rincón al cual me refiero, y por el cual muchos de ustedes escriben hoy, como es su blog, siguen ahí, y me centro en el blog porque fue otro golpe de Sevillismo, que impulsó a que hoy haya trescientos y pico de blogs en funcionamiento.

Para no extenderme más, quiero terminar con lo que publicaba en el muro de mi facebook cuando conocí la noticia, y es que, mientras unos lo celebran como si les fuera la vida en ello, obsesionados, yo no. Ni lo celebro ni me amargo. Hoy no.

Hoy sólo puedo decir gracias, Jesús Alvarado.

PD: Se me olvidó mencionar el tema de que incluso pactamos una entrevista, pero, sinceramente, me alegro de que no se llegara a gestar, por el simple hecho del trabajo, del premio que hoy a recibido.



Recordad siempre: La respuesta está en la historia, y el tiempo dirá si se han equivocado o no...

1 comentario:

Chari platero garcia dijo...

Otro gran post de mi Manu...

Seguro que cuando Jesus lea esto se sentirá orgulloso de tener amigos como tu.

Y quizás cosas como estas, hasta le alivien el mal trago.

Un beso y felicidades.