24 de agosto de 2011

Orgullosos de estar roncos, como ya estuvimos antes

En la Radio que Siente como Tú dan paso a la cuña con los goles de aquella noche de febrero de 2005 contra Panathinaikos. Voy sola en el coche, subo el volumen, siento opresión en mi garganta y una nube en mis ojos… Mientras escucho, se agolpan imágenes en mi mente : recuerdo la montaña de jugadores al lado del banderín de gol sur con preferencia, incluidos Joaquín Caparrós y el resto del banquillo, recuerdo al terminar el partido la fiesta en la grada pero sobre todo una sensación que me ha envuelto pocas veces: el no querer salir de mi estadio cuando éste estaba ya casi despejado, como si algo tirara de mí hacia dentro otra vez.

Más recuerdos, nostalgia de un tiempo más lejano que nunca debemos olvidar. Una inmensa cola de gente para sacar entradas da vuelta y media a nuestra bombonera, hace calor, mucho calor, estamos a final de junio y nos jugamos la vida: partido de vuelta de la eliminatoria de promoción con el Villarreal. Al terminar el partido, la afición en oleadas que no cesan llega a la Puerta Jérez, la alegría contenida en la previa se desbordó durante toda la madrugada.

Si nos paramos a pensar en lo que hemos conseguido después, alguno dirá que en aquellos tiempos estábamos locos. Y a mí me apasiona esa locura porque entiendo que es lo que ha forjado mi Sevillismo, mi nervioseo ante citas como la de mañana, el preparar con ilusión el kit de sevillista, el cantar con un nudo en la garganta (nunca puedo terminarlo) ese HIMNO de los himnos que todo el mundo se sabe, pero que es sólo nuestro. Nuestro tesoro.

Imagino que el Sr. Slomka habrá explicado a sus futbolistas el ambiente que somos capaces de generar aquí; imagino que les habrá dicho como conclusión, que no tiene nada que ver el contarlo como haberlo vivido y en eso estoy totalmente de acuerdo con él.

Cuando nuestros gladiadores celebraron aquella mágica noche del 27 de abril en la caseta Municipal en la feria, tuve la gran suerte (gracias Aitor Ocio) de comentar con algunos de ellos distintas circunstancias. Entre otras cosas tengo grabado a fuego la conversación con nuestro capitán. Le pregunto: ¿estáis tan concentrados que no escucháis a la gente o de verdad se transmite el ambiente creado con todo las gargantas cantando el Himno a la vez? Me contestó: “no sólo es que nos quedemos boquiabiertos nosotros, es que más de un rival me ha dicho que le han temblado las piernas.”. En ocasiones posteriores, se lamentaba de que no fuésemos capaces de crear ese ambiente en todos los partidos.

El hoy presidente del F.C. Barcelona, que tuvo la oportunidad de presenciar ese partido desde nuestro palco, a la conclusión del mismo comentó que se había quedado impresionado, “el Sevilla no sabe lo que tiene con esta afición…”.

Cuando un futbolista tiene mucha calidad y no rinde, se dice vulgarmente que el que tiene el duro es el que tiene capacidad de cambiar su situación. Tenemos que ser conscientes de lo que sólo nosotros sabemos hacer.

Ahora mismo lo único que pienso es que, mañana, 7 u 8 futbolistas no han vivido ese ambiente nunca. Sólo un puñado tiene el privilegio de defender nuestro escudo, ¿no creéis que si le mostramos el camino y ven como nosotros nos dejamos la piel, ellos lo harán en el campo?.

Mañana cuando acabe el partido, más de uno de esos futbolistas pensará para sí mismo, por qué no vine antes aquí…


@Patricia_SfcFdt

7 comentarios:

Mayte Carrera dijo...

Uffff, impresionante la respuesta del capitán a la pregunta del himno, mañana a después del partido me tendré que hacer entender con gestos, pq no me quedará voz.
Enhorabuena Patricia por el post.
Un beso

Manuel de los Santos dijo...

Con el espíritu de aquella noche del Panathinaikos, o con la todavía más inolvidable del 27 de abril, nos tenemos que quedar para saber lo que tenemos que hacer, tanto unos como otros en la noche de mañana, otro jueves mágico.

Una vez más, Patri me vuelve a emocionar. Gracias, Loba :-)

Susana dijo...

De toooooooooooooooodos los jugadores a los que podrías haber preguntado que tuviste que ir para él, no, buscona???

Ahora ya en serio, a mí me encantaría que nuestro estadio fuera siempre como los días de derby o de madriz o cuando jugamos alguna semi. Siempre deberíamos estar al 100%, animar y crear ese ambiente que solo nosotros sabemos crear. Patri que ha vivido algún partido conmigo sabe que no me callo, aunque estemos solas en la grada y los Biris más lejos, yo los sigo durante todo el partido.

Es relativamente fácil hacerlo, y por supuesto que no es una obligación (lo digo por los suspicaces), no hablo del paga, calla y anima, no, hablo de un sentimiento, de dejarme la piel y sobre todo la garganta en cada partido de mi Sevilla Fútbol Club, ya sea una final o una eliminatoria solucionada contra el Denia.

Entre todos, cuando queremos, hacemos del Ramón Sánchez Pizjuán un campo imbatible.

Mañana,cambio de turno mediante, volveré a dejar mi voz en mi asiente de GN, como cada vez que jugamos en casa.

Te quiero, Sevilla.

trizia dijo...

Pelos de punta leyendo el post....increible, y enhorabuena a quien lo ha escrito.
Está claro que mañana el Pizjuán tiene y debe de ser una caldera... si no te dejas la voz por tu equipo del alma, por quien te la vas a dejar? Qué más da el resultado de la ida, qué más da los alemanes que vengan, qué más da el calor que haga... van a poder con nosotros? lo único que importa es nuestro equipo, esos hombres que se dejan la piel por nuestros colores... nadie podrá con las gargantas que se dejarán mañana la voz...Te quiero mi Sevilla!

Miguel dijo...

Que las farmacias se queden sin pastillas para la garganta

Chari dijo...

Me vienen ahora las palabras del presi en Eindovhen... a eso de las 15h, cuando el cansancio hacia mella y parecía que nos relajábamos, se subió al improvisado escenario de la que ya siempre será "nuestra plaza" y gritó "el que no vuelva ronco no se sube al avión" ...
Yo no soy de perder la voz por mucho que grite, pero ¿qué es un día o dos de afonía? comparado con el orgullo de sentirte partícipe de nuestras victorias.
Es nuestra aportación "ustedes mátense en el campo, nosotros los biris en la animación"
Me siento treméndamente orgullosa de haber nacido en una familia sevillista y ultra, pa más señas ...
Y de poder decir SOY SEVILLISTA y pertenezco a la mejor afición del mundo.

Por nosotros no va a quedar, y pase lo que pase jamás dejaremos de gritar para que sepa el mundo entero, que AQUÍ ESTAN LOS ULTRAS DEL SANCHEZ PIZJUÁN...

... No todo el mundo puede tener esa suerte ;)

Gran post Loba. (y qué suerte miarma)

Chari dijo...

Perdón,donde digo Eindovhen quiero decir Eindhoven ... eso pasa por no repasar antes de publicar. :(