15 de febrero de 2012

No a la "criaturización" del Ramón Sánchez-Pizjuán

Tras el partido en Anoeta, en el que se demostró que nuestro barco, el blanquirrojo, se va hundiendo cada vez más, se han leído y escuchado todo tipo de opiniones, algunas más reflexivas e igual de respetables que otras con menos sentido, menos cabeza y mucha más radicalidad, pero, al fin y al cabo, opiniones.

Antes que nada, decir, que con este post, al igual que con todo lo que escribo, no pretendo polemizar en nada, y simplemente trato de expresar lo que palpo, porque hay cosas que no me gustan.

Pues eso...

No me gusta la actitud de la plantilla, la cual debe matarse por nuestra camiseta y no lo hace, tanto es así que protagonizan peleas públicas que, aunque después sean sancionadas por el club y solucionadas con un "besito", quedan ahí, en la mente de todos.

No me gusta la, cataloguémoslo como inquina (sin que nadie pueda llegar a molestarse, por supuesto, pero es como lo veo), que le tienen algunos desde hace tiempo a los dirigentes, aquellos que poco a poco nos fueron haciendo grandes, y que, como todo ser humano, tiene posiblilidad de equivocarse. Pero, siguiendo con este tema, lo que no me gusta es que, ahora, a mitad de temporada, se cargue contra los de arriba, porque, sí, no hay que negar que son los máximos responsables, pero, desde mi punto de vista, creo que es más oportuno recriminarle las cosas a los jugadores que han traído y luego, allá por mayo, quien quiera, que saque el pañuelito típico en señal de protesta.


Al igual que a mi no me gusta esto, a ti, que me lees ahora, no te puede gustar lo que estoy exponiendo, ya lo he dicho...

Pero esto lo hago porque, según las opiniones que me llegan, no quiero ni acordarme de lo que sucedió en esta misma ciudad no hace mucho tiempo, ya sabeis (guasa Sevillana aparte), no te alegres del mal del vecino, que el tuyo viene de camino...(benditos males, por cierto, los nuestros también, en Europa durante ocho años consecutivos...).

No quiero comparar ni acordarme, pero sí invito a la reflexión.

Muchos están tirando la toalla, y, ciertamente, pienso que ese papel ya está cubierto en el conjunto nervionense con la mayoría del plantel Sevillista por mucho que duela asumir la realidad. Muchos tiran la toalla, pero, la gran mayoría seremos tontos (incluso los que han dado palos hasta la saciedad), y apuesta por animar a su equipo, por no dejarlo sólo, algo que, como vengo diciendo, es lo principal y por lo que debemos mirar cada Sevillista, porque ya sabeis aquello de "quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más te necesite" .

Por eso elegí el titular que elegí para este post, porque no quiero acordarme para nada de aquella gente, pero que si nos sirva como ejemplo para saber lo que no se debe hacer, a saber: Estadio vacío (abandono), asemejándose a becerros con gritos en contra de todo aquel que pase por su camino (incluso entre propios aficionados...), etc...

En fin, lo que viene siendo la no "criaturización" del Ramón Sánchez-Pizjuán, un término, como digo, no sólo aplicable a los aficionados que vamos cada quince días a Nervión, sino a los propios jugadores y dirigentes también, por unas cosas o por otras, ya sabemos...

Ahora más que nunca, Sevilla Fútbol Club.
Por eso lo pido...

No a la "criaturización" del Ramón Sánchez-Pizjuán.




PD: Parece ser que no se ha entendido bien. No intento comparar, simplemente digo que muchos hablan de que el Sevilla se parce más a ese club, y es a eso a lo que no hay que llegar, cuestión de jugadores, directivos y nosotros mismos. El post va con el fin de no abandonar este barco, pero ya sabemos que ca uno es ca uno y tiene sus caunás.

2 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

¿abandonar? nunca,yo lo que si estoy deseando de ver como mis jugadores se parten el alma por este escudo y estoy seguro que la afición ante esa actitud los lleva en volandas a donde haga falta,pierdan o ganen solo se les pide que luchen los noventa minutos,las cuentas se les pediran a quienes hagan falta a final del curso,durante el curso todos a los remos que ya utilizaremos ese mismo remo para darle en el lomo a quien se lo merezca,siempre dicho metaforicamente que yo no soy de darle un remazo a nadie,un abrazo tocayo y tranquilo que aqui no se criaturiza a nadie ni a nada,somos el Sevillismo y eso son palabras mayores.

Sevillista Delnidista Terentissimo dijo...

Ya lo había leído esta tarde, amigo. Como has podido comprobar lo entendí a la primera.

Un saludo.
Javier.