25 de abril de 2011

...y sonó el "Campanilleros" pero con algo de tensión (3-2)

Acabamos de vivir un gran partido en el Ramón Sánchez-Pizjuán entre dos conjuntos grandes de la liga, uno de los que mejor practica el fútbol en la liga como es el Villarreal de Garrido, y otro más grande aún, y es grande porque es mi equipo, el Sevilla FC.

Decíamos en la previa del choque ante los castellonenses que era importantísimo ganar, que solo valía eso, y, además  se matizaba con el tema de que el Villarreal no podía marcar primero porque si no el partido ya estaría casi hecho. Pues bien, ocho minutos y una falta magistralmente lanzada por Ivan Rakitic (cinco goles lleva en liga) bastaron para que el Sevilla abriera la lata en una de las mejores primeras partes de la temporada del conjunto nervionense, en el que la defensa estuvo de cine.
Siguiendo con la primera mitad, y solo cinco minutos después del 1-0, aparecería Álvaro Negredo para convertir un gol una jugada de las suyas, de las que buscaba desde hace tiempo y que hasta que en el día de hoy le salió, baselina y para dentro, 2-0.


La primera parte seguiría igual, con un Sevilla que, lo voy a decir bien a las claras, me sorprendió por como jugaba, eso sí, ponerle un punto negativo hoy a la banda derecha y por consiguiente a Manzano: Cáceres estaba en su posición y se ha intentado defender como ha podido aunque le han cogido las vueltas varias veces, pero, Capel, vaya tela con el almeriense y con Manzano empecinado en ponerlo por la derecha (de hecho, ha habido una ocasión que parte de sus botas en la que Rodri tenía la caña preparada, que si llega a ser un diestro puro y duro acaba dentro, vaya como la puso éste). Si hablo mal de la derecha, tengo que hablar bien de el costado izquierdo, porque Fernando Navarro, para mi, ha hecho uno de los mejores partidos con nuestra camiseta, y, bueno, que decir de Perotti...(de este último solo digo que me va a dar mucha pena, pero tiene toda la pinta de ser una de las grandes ventas del verano).

En la segunda parte, cuando ya todos nos las veíamos felices y ya sonaba el campanillero por la grada, nos tocaba sufrir, nos tocaba sufrir y bien sufrido.

Muy grande, antes de analizar nada, la actuación de Javi Varas una noche más. Ha hecho paradones que incluso me han levantado de mi asiento para vitorearle, que grande.
Pues como decía, la segunda parte ha sido más flojita en intensidad por parte de los nuestros, de hecho, a los diez minutos de la reanudación y con un despiste tremendo entre el centro del campo y la defensa ya que nadie salía a presionar en ese momento, llegaba un balón a Marchena (un jugador que recibe un premio en su casa y después se rie de su gente, y no voy a decir más de ese personajillo) para que pusiera a Nervión nervioso acortando distancias.
Minutos después de ese gol se produciría un cambio, la entrada de Romaric, un jugador sentenciado en Mallorca y pitado hoy nada más salir. Si recordais, hablábamos en otros post de otros partidos de la psicología del fútbol, pues bien, no es bueno pitarle a un jugador, pero parece que para él si es bueno porque fue entrar y besar el santo con su primer balón, el cual le coló a Diego López por debajo de las piernas haciendo subir el tercero al marcador. Tras este gol, la situación parecía cambiar, pero no, el Sevilla se encontraba algo embotellado y saliendo a la presión de un Villarreal crecidito, y tan crecidito que Rossi, con una gran definición, pondría el tres a dos en el electrónico y finiquitaría el partido prácticamente, si Arouna Koné, que volvía a los terrenos de juego, no falla a puerta vacía la que ha tenido tras esa salida del portero amarillo después de la presión recibida.

Mucho se está hablando de lo de los dichosos baloncitos, mucho. Pues yo voy a decir poco, solo digo que siempre pasa algo en Sevilla y siempre somos los más "sonados", pero cuando pasa algo en otros estadios bien que se callan. Además, los balones vienen desde la grada, ¿esta vez también tiene la culpa Cristóbal Soria?. Venga ya, por favor...

En fin, conclusiones de todo esto, tres puntitos más con el Campanillero sonando de fondo pero, permitidme que os lo diga, no resucitados del todo, aunque andamos por el buen camino.

Nota post post: Tras pensar un poco sobre este tema y más en frío, me voy a pronunciar sobre el tema de los balones. Pues bien, decir que el asunto me parece muy lamentable, pero más lamentable es que siempre lo que pase en Sevilla sea más grave que todo lo demás. Si os fijais, en el post hablo solo del partido porque es el tema que importa, da asco que por estas tonterías que hacen algunos se tenga que empañar la cosa y que todo el mundo hable de lo mismo, dejando atrás tres puntos importantes.

8 comentarios:

Manuel Miranda dijo...

Amigo, a mi lo que los demás hagan me las trae al pairo. Si los otros clubes no tienen dignidad, yo quiero que el mío sí la tenga. Y aunque casi lo pasas por alto, la noticia del partido ha sido esa y sólo espero que mañana estén en la calle los que hayan dado la orden.

Y si Del Nido & Company lo sabían, que pena penita pena.

Santiago Mora dijo...

Pues muy bien todo lo que dices pero para mi lo de los balones lo emborrona TODO.

Crsitobal Soria no, pero LOS RECOGEPELOTAS y quien LOS DIRIJA si.

A la calle desde mañana...

Mayte Carrera dijo...

Lo de los balones ha estado mal, pero que ahí a decir que esa es la noticia del partido es para alucina, sobre todo por que muchos han caido de las gradas, y así lo ha reflejado el arbitro en el acta.
Gracias a Dios hemos conseguido los tres puntos, eso sí sufriendo tela marinera.
Un saludo

@cesarvizcaino dijo...

No nos centremos en los recogepelotas.
Niños que están en edad de formación.
Yo ayer vi a uno llorar delante mia tras el partido

YO le pediría al presidente,una cosa.

El magnífico programa de "sácale partido al cole" debería ir encaminado a muchos adultos,y algunos dentro del propio club

Que cada uno lea,valore y compruebe el comportamiento que ha tenido en el las ultimas horas.

Buen post,Manu,pero como le he dicho a otros,no provoquemos que las ratas vengan,ellas ya vienen solas.

Lo de ayer,tiene solución,y muy rápida.

Un abrazo

Pilar dijo...

Lo primero con lo que no estoy de acuerdo es con el echo de que se le pitara a Romaric!! No lo entiendo y no lo entenderé nunca que un sevillista le piete a uno de los suyos y aún menos cuando esta a punto de saltar al campo! Lo siento por ellos pero cuando marcó me salió un "tomaaa, a tomar por culo, ¿¿ahora aplaudiis??" En la vida pitaré a uno de los mios.
Respecto al partido me ha parecido un partidazo de categoría co los jugadores partiendose la cara...
Y respecto a ese temilla de los balones, yo no estoy de acuerdo para nada pero me divido en dos en este asunto porque sé que sin razón van a usar al sevilla como cabeza de turco!! Que podemos esperar!!
Como siempre buen post mi Manu!!

Mª José dijo...

Buen analisis, de acuerdo con todo. Lo de los balones no me parece bien, aunque se hace en muchos campos, por no decir en todos, tanto tirar más de uno como guardarlos. Creo que nuestro club no debe permitirlo.

besos

Talibán Sevillista dijo...

Perfecto el artículo Manu. Me parece asombroso que en muchos blogs solo se hable del asunto de los balones y se pase de puntillas sobre la enorme victoria conseguida ayer. Tengo la impresión de que muchas, demasiadas veces, le hacemos el juego a ese sector de la prensa que después criticamos.
Un abrazo

Susana dijo...

Me repito como en toooodos vuestros blogs, pesaos!!!

Para mí merecimos ganar, fuimos mejores (en el cómputo global) y ganamos. Ese es mi resumen. Al que le duela que se aguante, es lo que hay.

Es cierto que salimos en la 2ª parte acarajados, pero bueno, últimamente nos hemos vuelto a acostumbrar a ganar sufriendo, así que yo contenta con la victoria.

¿Lo de los balones? ¿Qué balones? Yo vi a un Marchena perdiendo los papeles, como siempre. A un equipo que siguió una jugada que casi acaba en gol con un Escudé tirado en el suelo sangrando por un codazo. A un portero agrediendo a un recogepelotas... Eso es lo que yo vi. ¿Lo otro? seguro que muchos, muchos, muchos, pero que muchísimos otros te mostrarán.

PD: Te quiero, Sevilla.

PD2: Muero con vosotros, Biris!!!