3 de abril de 2012

Al mal tiempo, cara europea (3-1)

Yo no quería, pero...

A esta hora de la noche, servidor debería estar poniendo únicamente el resumen con los goles del encuentro de hoy frente al Mallorca al perderme el partido por realizar estación de Penitencia con el Cristo de la Caridad de Santa Marta, pero, lamentablemente, y digo lamentablemente porque como dije al principio, yo no quería, os tengo que contar mi visión del encuentro como si de otro normal se tratase, porque, desde una acertadísima decisión de mi hermandad al no salir, pasando por una buena "mojá" en el camino de vuelta a casa, allí que me planté en Nervión a animar a los míos, porque, ya que uno iba a la hermandad con la idea de quedarse en casa en la mente, no era momento de venirse abajo, porque, todo fiel sabe que sus imágenes no son flor de un día, y están ahí todo un año para disfrutarlas.

Pasando al análisis de encuentro, que es lo que realmente interesa, como digo, decir que el Sevilla FC no podía fallar, y no falló.


Se presentó una gran primera parte, en la que pudieron llegar más de uno y de dos goles, pero una primera parte en la que la pelotita no quiso entrar. Aún así, se vio a un equipo muy bien plantado sobre el césped de Nervión, hoy algo más mojado de lo habitual debido a eso que comentábamos de la lluvia.

En la segunda parte, el dominio seguiría, pero, lo que faltaba acabaría por llegar muy pronto, la sintonía del gol, que llegaría, sorprendentemente y tras mucho tiempo, tras el saque desde la esquina de un Reyes hoy totalmente diferente al de otrras tardes, centro el cual remataría Negredo en un gesto algo difícil por la situación, pero a la vez matador. Así, con unas bandas que eran letales en los ataques, con el centro del campo en perfecto estado de forma con el incombustible Medel y un notable Trochowski, con un Negredo que volvía a ser lo que fue, sólo se esperaba que algo más de las botas del pichichi, del jienense Manu del Moral, quien, dicho sea de paso, tras un pase magistral de Navas, vería una vez más puerta y por tercera jornada consecutiva.

Cuando la grada empezaba a disfrutar, nadie sabía lo que vendría después, y es que Reyes, para rematar su gran noche, sacaría un pase dificilísimo y al alcance de muy pocos entre una maraña de piernas mallorquinistas, dejándosela a placer a Navas, quien marcaría el tercero para dejar "casi" sentenciado el encuentro (Decimos casi porque el Mallorca marcaría poco después, cuando precisamente el conjunto de Michel debió dormir el partido y no dormirse ellos propiamente, pero decir que el gol afortunadamente no serviría de nada).

Por ir terminando, destacar en lo negativo la actuación de Pérez Lasa, así como la pérdida de Trocho para San Mamés (tampoco podrá jugar Coke, pero la verdad es que Trocho últimamente era de los mejores). En lo positivo en particular vino la cosa por el debut de Deivid con la camiseta del primer equipo, jugando unos minutos en el centro del campo (también me quedo con el partido de Luna, no se me podía olvidar), y generalizando, que ya estamos ahí, que, como dice el titular de este post, este equipo va teniendo cara europea, posiciones de las cuales no separa un punto si hablamos de la Europa League, pero, ojo, que la Champions está a cinco, y el Valencia (tercero), a seis.

Yo creo que podemos...

Al mal tiempo, cara europea.

3 comentarios:

taxistasevillista.blogspot.com dijo...

LO SIENTO MANU POR LO DE TU HERMANDAD , PERO LO DE NUESTRO EQUIPO "DE MAMAZO" UN SALUDO Y QUE LA VIRGEN DE LA ENCARNACION TE ILUMINE SALUDOS

Talibán Sevillista dijo...

Como he dicho en mi blog un Lunes Santo para olvidar y un Sevilla para recordar, por que al equipo se le va viendo una mejoría partido a partido. Yo siempre confié en esta plantilla y ahora parece que se van viendo los frutos.
Hay que aprovechar que la racha ha cambiado e ir a por la victoria a un campo difícil, como todos los años, pero que ni mucho menos veo imposible.
Un abrazo

Marcu dijo...

Magnifico partido el visto anoche.
Parece que Michel dio con la tecla.
Pero...paso a paso y ahora toca Bilbao.
No lancemos las campanas aunque estamos en el camino de cumplir objetivos.
Un abrazo y siento mucho lo de Santa Marta...